8 señales de que tu perro es feliz

señales de que tu perro es feliz

Un perro feliz está sano y tiene todas las necesidades de comportamiento, tanto físicas como mentales, satisfechas. Todo amo quiere que su mascota sea feliz con la vida, por lo que vale la pena conocer las señales de que el animal es feliz. Sigue leyendo este artículo para saber cómo reconocer la felicidad en un perro.

¿Cómo reconocer a un perro feliz?

Tu perro es feliz cuando:

Mueve su cola

El movimiento de la cola es uno de los signos más evidentes de satisfacción en un perro ya que cuando el animal está contento, mueve la cola. El menear sin prisas significa satisfacción, y el menear vigorosamente significa emoción. Al mismo tiempo, la espalda del perro está en su posición normal.

De esta forma, el contento también lo demuestran los perros de cola corta o rizada, aunque en ellos es menos visible. El perro feliz está moviendo la cola con tal empeño que mueve todo su cuerpo.

Tiene un cuerpo relajado

Un perro feliz, incluso si ha estado corriendo intensamente hace un momento, tiene los músculos relajados y cuando camina, se balancea ligeramente de un lado a otro. Las orejas están dispuestas de forma natural, y la vista es suave y desenfocada en nada específico.

Se alegra de verte

Cuando el perro está contento, corre a saludarte. Lo demuestra saltando y corriendo alrededor de tus piernas, ladrando y moviendo la cola con fuerza. Un perro feliz muestra amor a su amo: pone la cabeza en su regazo y comienza a ser acariciado. También puede hacer un gesto que le hemos enseñado, como dar una pata.

Le gusta divertirse

A un perro que está contento con la vida le gusta jugar y lo provoca muy a menudo. Cuando quiere jugar, lo muestra de diferentes maneras, por ejemplo, apoya la parte delantera del cuerpo en el suelo y levanta la cola hacia arriba o salta sobre sus patas traseras con la cola levantada. De esta forma, puede animar a su tutor o a otro perro a jugar.

Le gusta caminar

A diferencia de los humanos, los perros pasan la mayor parte del tiempo en interiores, por lo que el ejercicio les resulta mucho más divertido que tumbarse en el sofá. Por lo tanto, un perro feliz se alegra de ver una correa y siempre está contento de salir a caminar, e incluso le recuerda al guía que la olvida.

Tiene apetito

La disposición a comer es una buena señal de la salud física y mental de tu mascota. Cuando un perro tiene falta de apetito, puede ser provocado, entre otras cosas, por problemas de salud o experimentar estrés.

Es delgado

El peso corporal correcto de un perro es prueba de que el animal está bien alimentado y tiene la cantidad adecuada de ejercicio, por lo que satisfacer todos los caprichos de tu mascota no lo hace más feliz.

Debemos establecer horarios regulares para las comidas y medir la cantidad de comida que satisface sus necesidades. Aunque algunos perros con sobrepeso se ven felices, corren el riesgo de sufrir afecciones médicas graves, como obesidad, diabetes y problemas en las articulaciones.

Duerme bien

Un perro feliz y relajado después de un día ajetreado no tendrá problemas para dormir toda la noche. Después de la caminata nocturna, estará feliz de irse a dormir y no despertará a los demás miembros del hogar mientras duermen.

Si un perro desarrolla insomnio, significa que algo le molesta, está enfermo o simplemente no se divirtió durante el día.

Te puede interesar:  Trucos sencillos que puedes enseñarle a tu perro

¿Qué hacer para que tu perro sea feliz?

Un perro feliz es aquel que tiene todas las necesidades satisfechas. Si te preguntas cómo criar a un perro feliz, presta atención a lo siguiente:

Nutrición adecuada

Una de las cuestiones más importantes es proporcionar a tu mascota una alimentación debidamente equilibrada, teniendo en cuenta que la alimentación del perro debe basarse en una alimentación completa, preparada para la edad, actividad y tamaño de la mascota.

Al darle ese alimento, nos aseguramos de proporcionarle todos los nutrientes necesarios para mantener su salud física y mental. Al mismo tiempo, no debes olvidar proporcionar a tu perro agua fresca para que pueda saciar su sed en cualquier momento.

Si queremos que un animal esté sano y feliz, no podemos alimentarlo con alimentos destinados a los humanos, incluso cuando lo está pidiendo. Las sobras de la cena, los fiambres, el queso, los dulces (especialmente el chocolate) no son saludables para un perro e incluso pueden provocar una intoxicación.

Sensación de seguridad

Mantener a tu perro a salvo no es difícil, solo necesitas un lugar donde se sienta feliz y estas dispuesto a formar un vínculo fuerte y positivo con el animal. Este, además, debe tener un refugio tranquilo, cálido y seguro con una cama cómoda y adaptada a su tamaño. Lo mejor es que sea el interior de la casa.

Para ser feliz, el perro también necesita tener buenas relaciones con su guía y los demás habitantes de la casa: personas y animales. No debe sentirse incómodo de ninguna manera en compañía.

Salud

El deber del tutor es cuidar la salud de la mascota y, para hacer esto, debe visitar regularmente la oficina del veterinario: realizar vacunas obligatorias y exámenes preventivos. En primer lugar, debes vacunar a tu perro contra la rabia.

También vale la pena proteger al animal contra otras enfermedades infecciosas y brindarle protección contra parásitos externos (garrapatas, pulgas) e internos (intestinales, por ejemplo, tenias). Se debe acudir a la clínica veterinaria con el perro siempre que algo nos preocupe por su comportamiento o aspecto.

Actividad física

La actividad física regular es esencial para un perro feliz y es importante que, durante los paseos, el animal no solo pueda moverse, sino también explorar el área. La necesidad natural de los perros es también el contacto con otros animales de su especie, por lo que vale la pena organizar caminatas conjuntas con perros amigables.

Después de un largo paseo, un día lleno de experiencias y juegos, tu perro estará tranquilo y relajado en casa. También debería ser menos travieso, porque descargará sus emociones durante el paseo.

Estimulación intelectual

Por último, pero no menos importante, la necesidad de su perro es desarrollar inteligencia. Este papel lo juega aprendiendo nuevos trucos o juguetes interactivos que hacen pensar al animal. Los juegos intelectuales para un perro deben, en primer lugar, desarrollar su sentido del olfato: es una fuente de gran satisfacción para un animal.

Todo tipo de alfombras olfativas o un juego de rastreo harán que tu perro esté satisfecho y realmente feliz.

Mascotas del Perú

Estamos comprometidos a crear un mundo mejor y a ayudar a cuidar y proteger a sus mascotas. Con base en nuestro equipo de trabajo, brindamos apoyo en la sociedad, brindamos la mayor cantidad de trabajo posible, seguimos innovando y ganándonos la reputación que nos mantiene a largo plazo. Invertir e innovar proyectos para ampliar la estructura y seguir desarrollándose en otras ciudades. Contribuir y participar solidariamente para crear una comunidad inclusiva y cuidar el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.