El conductista canino: ¿Quién es y cuando se debe visitar?

conductista canino

Cuidar de un animal no es sólo proporcionarle cobijo, agua y alimento. También debes ocuparte de su comodidad emocional, y esto puede ser ayudado por un conductista (psicólogo canino o zoopsicólogo son otros términos de esta profesión). ¿Quién es exactamente un conductista canino y cómo puede ayudarnos en nuestra relación con una mascota? Las respuestas, a continuación.

Índice

¿Quién es un conductista canino?

Hasta hace una docena de años, pocas personas habían oído hablar de alguien como el conductista canino. También existía la creencia generalizada de que los métodos basados en la teoría de la dominación son los que mejor funcionan en el cuidado de un perro, según los cuales es necesario demostrar la superioridad de un hombre sobre un animal.

Actualmente, los especialistas han abandonado este tipo de enfoque y se enfocan en métodos positivos de trabajar con un perro, es decir, construir una relación con él basada en buenas emociones, recompensas y asociaciones positivas. La base debe ser el amor, el apego y una sensación de seguridad, no el miedo y el castigo. ¿Cómo hacerlo todo? Esto es precisamente lo que un conductista canino puede enseñar.

En el ejercicio de su profesión, el conductista canino combina conocimientos en el campo de la psicología, la biología, la neurobiología, la medicina veterinaria y la etología (una rama de la ciencia que se ocupa de la investigación del comportamiento animal).

El uso de todas estas perspectivas es muy útil, porque a menudo describen conceptos o formas y niveles de regulación del comportamiento dados de diferentes maneras. Una visión tan amplia permite una mejor comprensión de cada animal, un mejor ajuste de los métodos de trabajo y comportamientos de apoyo al mismo.

Conductista canino: ¿en qué problemas ayuda?

El alcance del trabajo de los conductistas caninos es muy amplio, aunque su función es principalmente mostrar a los amos cómo cuidar el bienestar de su mascota, cómo comunicarse de manera efectiva con ella y cómo comprender su lenguaje corporal y las señales enviadas. Todo esto ayuda a lidiar con todo tipo de comportamientos problemáticos del animal.

Es importante destacar que el cuidador tiene que encontrar formas apropiadas de lidiar con estos problemas, razón por la cual el conductista canino generalmente trabaja principalmente con humanos, para lo cual debe estar preparado.

Recuerda que lo mejor es buscar ayuda especializada lo antes posible. Cuanto más dura una dificultad dada y persiste el comportamiento problemático, más difícil y lento puede resultar el proceso de aprender nuevos patrones. Estos son algunos ejemplos de problemas que deben derivarse a un zoopsicólogo:

  • Timidez excesiva del perro
  • Fallas en el entrenamiento de limpieza
  • Agresión tanto hacia otros perros como hacia personas
  • Ansiedad de separación: manifestada, entre otras cosas, por ladridos, aullidos y chillidos después de que el guardián abandona la casa
  • Ladridos excesivos en respuesta a un estímulo específico
  • Excesiva excitabilidad e incapacidad para hacer frente a las emociones
  • Dificultad para concentrarse
  • Retraimiento, renuencia a jugar y a los contactos
  • No responder a los comandos básicos
  • Comer alimentos encontrados durante la caminata
  • Incapacidad para caminar con correa

Como es fácil de ver, los diferentes comportamientos de un perro pueden ser potencialmente problemáticos e incluso algunos de ellos son extremadamente difíciles, como la agresión, que puede conducir a situaciones peligrosas y que amenazan la salud (tanto de nuestro perro como de otros animales y personas).

Sin embargo, otros parecen un poco más fáciles, como no poder caminar con la correa. Sin embargo, vale la pena recordar que es importante resolver todos los problemas y no debemos subestimarlos de ninguna manera. Si sientes que algo afecta significativamente la calidad de vida del cuidador o de la mascota, no tengas miedo de buscar ayuda.

¿Qué más puede hacer un un zoopsicólogo?

  • Un conductista canino también puede darnos consejos sobre cómo evitar ciertas dificultades: siempre es más fácil prevenir que trabajar en un problema que ya ha ocurrido.
  • Puede darnos consejos prácticos sobre equipos como cuerdas de seguridad, arneses, juguetes, etc.
  • Un conductista canino ayuda en la selección de actividades consistentes con el temperamento y las predisposiciones del perro, por ejemplo, clases de rastreo o caminatas de socialización.
  • Él nos puede dar consejos sobre la alimentación del perro. Supongamos que nuestro perro come con mucha avidez, casi sin masticarlo, pero tragándolo. ¿Qué ayudará? Por ejemplo, cuencos que ralentizan la comida. Un conductista canino también podrá proponer varias soluciones a este tipo de problemas.
  • Los conductistas trabajan tanto individualmente como en grupo, realizando talleres. Vale la pena comprobar qué tipo de clases nos conviene, porque la buena cooperación con un zoopsicólogo, el ambiente adecuado, la confianza y la sensación de seguridad son la clave del éxito. No solo nos beneficiaremos nosotros, sino sobre todo nuestra querida mascota.

Conductista canino: apoyo desde el principio

Vale la pena buscar la ayuda de un especialista al comienzo del proceso de entablar una relación con un perro, justo después de adoptar o comprar un animal. Si un cachorro viene bajo nuestro techo, los conductistas te ofrecen principalmente el llamado "jardín de infantes para perros", en el que el novato alumno aprende comandos básicos o a caminar con correa, y los cuidadores reciben varios consejos, por ejemplo, cómo enseñar a tu perro a hacer diversas actividades.

Trabajar con una mascota mayor puede ser más complicado (aunque no es una regla, ya que cada perro debe ser tratado individualmente), especialmente si es un perro que ha pasado por muchos traumas, tiene un historial de cambios frecuentes en los cuidadores, etc.

Los perros con tales experiencias a menudo se encuentran en refugios, por lo que estas instalaciones ofrecen la ayuda del conductista durante el proceso de adopción, y algunos ofrecen apoyo incluso unos meses después de que el perro esté bajo nuestro techo.

En tales situaciones, vale la pena recurrir a la ayuda de profesionales, porque la adopción (cambiar el entorno) es en sí misma una experiencia difícil para el animal, lo que puede agravar aún más varios problemas.

tienda de mascotas

Mascotas del Perú

Estamos comprometidos a crear un mundo mejor y a ayudar a cuidar y proteger a sus mascotas. Con base en nuestro equipo de trabajo, brindamos apoyo en la sociedad, brindamos la mayor cantidad de trabajo posible, seguimos innovando y ganándonos la reputación que nos mantiene a largo plazo. Invertir e innovar proyectos para ampliar la estructura y seguir desarrollándose en otras ciudades. Contribuir y participar solidariamente para crear una comunidad inclusiva y cuidar el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies