¿Qué hacer si mi gato no quiere comer comida seca?

Qué hacer si mi gato no quiere comer comida seca

La comida seca suele ser una parte importante de la dieta de un gato. No solo es nutritivo, sino también económicamente eficiente y cómodo de usar. Actualmente, existen muchos productores en el mercado que elaboran piensos sabrosos, completos y que aportan a nuestras mascotas todos los ingredientes necesarios. Entonces, ¿qué podemos hacer si nuestro gato no quiere comer comida seca?

¿De dónde viene la aversión a la comida seca?

Hay varias razones por las que los gatos pueden ser reacios a la comida seca. A menudo se asocia con la edad, problemas de salud o simplemente las preferencias individuales de la mascota.

Los gatos son unos amantes de la comida excepcionales. No es fácil adecuar los alimentos a sus gustos y preferencias olfativas. Sucede que la comida seca no cumple con todos los requisitos individuales de un animal, porque no le proporciona los estímulos sensoriales adecuados. Aunque los gatos no son animales que respondan bien a los cambios, su forma de comer es un poco diferente. Vale la pena diversificar la dieta del gato con varias texturas y sabores de alimentos. Darle a tu mascota comida tanto húmeda como seca tiene un efecto positivo en su estado de ánimo y le da la oportunidad de recibir diversos estímulos. Gracias a esto, el animal siente que nos preocupamos por sus necesidades.

La edad del gato también puede afectar la reticencia a la comida seca. Los individuos jóvenes y los gatos mayores a veces tienen problemas con el consumo de alimentos secos. Es bastante difícil y puede ser un desafío para los dientes jóvenes subdesarrollados o más débiles en los gatos mayores. A estas mascotas les puede resultar difícil masticar y masticar alimentos secos y, en consecuencia, pueden tragar demasiados alimentos. A veces interrumpe los procesos digestivos y dificulta la defecación. Entonces, si estamos cuidando a niños pequeños o mayores y vemos reticencia a la comida seca, ¡asegúrese de que sea del tamaño correcto! A veces basta con elegir patatas fritas más pequeñas y el problema desaparece. Sin embargo, si el cambio no funciona, vale la pena incluir un alimento completo húmedo en la dieta de tu mascota.

Los gatos también pueden mostrarse reacios a la comida seca por motivos de salud. Cuando un animal se niega a comer alimento seco, debemos revisar si tiene problemas dentales. Si hay daño o enfermedad en los dientes y las encías, la comida seca puede irritar aún más las lesiones o causar dolor al comer. Cuando notemos que el animal no tiene apetito, debemos acudir al veterinario para una revisión bucal. Los perros de cuatro patas también pueden evitar la comida seca cuando su sentido del olfato se ve afectado y la comida pierde su atractivo. En este caso, vale la pena consultar a un veterinario para diagnosticar la causa de los problemas.

Los nutricionistas recomiendan una dieta mixta de 90 % de comida húmeda y 10 % de comida seca (en peso) para gatos. Los gránulos secos son unas 4 veces más calóricos, también ayudan a mantener el estado de la cavidad bucal del cuadrúpedo. Así que encontremos una manera de alentar a su mascota a comer tales comidas.

¿Cómo convencer a un gato para que coma comida seca?

Hay varias formas efectivas de convencer a tu gato de que consuma comida seca. Si la aversión a los alimentos secos es una señal de que el animal necesita más variedad en el plato, intente diversificar las comidas secas con varios aditivos. Por ejemplo, es buena idea mezclar comida seca con comida húmeda. De esta forma conseguiremos que nuestro perro se acostumbre al nuevo sabor y textura de la comida. A veces también es una buena idea remojar los alimentos secos en agua. En este caso, se debe tener cuidado de que la comida no se ablande demasiado. Este método funciona especialmente bien con gatos jóvenes, ya que pueden tener problemas para masticar papas fritas duras.

Te puede interesar:  ¿Cuál es la dosis de taurina para gatos?

También podemos intentar cambiar el sabor de la comida que se le da a la mascota. Si no le gusta un tipo, sugirámosle otro. Actualmente, existen muchas ofertas atractivas en el mercado de alimentos para gatos, tanto en términos de valor nutricional como de sabor.

Así mismo, debemos recordar que, a veces, si a un gato le gusta o no la comida seca es un asunto muy individual. Es posible que algunas mascotas nunca se acostumbren a comer alimentos secos. Afortunadamente, podemos sustituir la comida clásica por una comida húmeda completa. Contiene todos los nutrientes necesarios y apoya el correcto desarrollo de los animales.

¿Cómo elegir la mejor comida?

Recuerda que a la hora de elegir un alimento completo para una mascota, debemos guiarnos principalmente por su edad, estado fisiológico (por ejemplo, si el gato está castrado/esterilizado) y el nivel de actividad física. Los requisitos nutricionales específicos también pueden ser importantes, p. con el estado de salud. También vale la pena considerar las preferencias gustativas del animal y las predisposiciones individuales o de raza.

Algunos gatos, especialmente las razas más grandes como el Maine Coon o los gatos mayores, necesitan alimentos para apoyar aún más la salud de las articulaciones. Los gatos de pelo largo requieren una dieta con un contenido adecuado de ingredientes que influyan positivamente en el estado del pelaje. Los gatos en crecimiento, por otro lado, deben recibir alimentos que cumplan con los requisitos de nutrientes más altos que los gatos adultos para garantizar un desarrollo saludable.

Por ello, los alimentos preparados completos ajustados a la edad, tamaño, raza o estilo de vida son una buena solución. Aportan a tu gato el 100% de los nutrientes necesarios en proporciones óptimas.

¿Qué hacer si tu gato pierde el apetito?

¿Qué hacer si el gato se niega a comer no solo comida seca sino también comida húmeda? La pérdida de apetito puede estar asociada con problemas de salud más serios o alteraciones del comportamiento. Si la falta de apetito se produce junto con cambios en el entorno, como una mudanza o la llegada de un nuevo miembro de la familia, la mascota puede experimentar estrés e inseguridad severos. A veces, incluso las actividades simples, como comer, se ven perturbadas por nuevas emociones. Además de la pérdida de apetito, aparecerán otras señales perturbadoras: falta de ejercicio, agresividado evitando la compañía. Recuerde que la negativa prolongada (más de 48 horas) del gato a comer alimentos puede provocar problemas de salud graves, por ejemplo, hígado graso. Por lo tanto, si nuestro gato no quiere comer durante más de un día, debe buscar ayuda de un veterinario.

Mascotas del Perú

Estamos comprometidos a crear un mundo mejor y a ayudar a cuidar y proteger a sus mascotas. Con base en nuestro equipo de trabajo, brindamos apoyo en la sociedad, brindamos la mayor cantidad de trabajo posible, seguimos innovando y ganándonos la reputación que nos mantiene a largo plazo. Invertir e innovar proyectos para ampliar la estructura y seguir desarrollándose en otras ciudades. Contribuir y participar solidariamente para crear una comunidad inclusiva y cuidar el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.